fbpx
Coronavirus Epicus
El desarrollo tecnológico frente al coronavirus
7 julio, 2020
Registro de la jornada Upicus
Registro de la jornada laboral en las empresas
21 julio, 2020

El crecimiento de la Smart City o ciudad inteligente

Smart City Upicus

La Smart City nace para mejorar la vida de los ciudadanos gracias a las nuevas tecnologías. La globalización, el avance de la tecnología y otros hechos han permitido esta transformación digital en las ciudades.

¿Cuál es su objetivo? La finalidad de una Smart City es solucionar eficientemente los problemas que puedan surgir en una ciudad. Por ejemplo, circulación de vehículos, impacto ambiental, seguridad, etc.

Hoy en día una ciudad inteligente esta compuesta por sistemas complejos e interconectados por tecnología con el objetivo de gestionar los sistemas de la ciudad. Algunos de ellos son: el transporte, los recursos energéticos, los espacios públicos, etc.

Cada vez hay más ciudades que están implementando nuevas tecnologías. La finalidad es convertirse en ciudades sostenibles social, medioambiental y económicamente. Algunos de ellas son las siguientes Tokio, Londres, Nueva York, Zúrich o París.

La importancia de la Smart City

Las empresas no son las únicas que tienen que adoptar nuevos modelos de consumo y de producción sostenibles. Un informe de la OCDE pronostica que para el año 2050 el crecimiento demográfico y económico tendrán un impacto negativo en la sociedad y en el medioambiente si no se toman medidas.

Gracias a la Smart City o ciudad inteligente se pueden gestionar y optimizar los recursos de forma sostenible. Estas ciudades utilizan las tecnologías de la información y la comunicación para mejorar las infraestructuras y aumentar el valor de la ciudad.

Por otro lado, se le confiere poder a los ciudadanos a través de la participación ciudadana. Las Smart Cities recopilan datos en tiempo real y las administraciones públicas los utilizan para resolver problemas. Algunas de las herramientas que más se emplean son los dispositivos digitales. Un ejemplo pueden ser los sensores que se instalan para detectar plazas de aparcamiento libres, atascos, cuánto tarda el siguiente autobús, etc. Otro caso pueden ser los sensores aplicados a asuntos de medio ambiente, como los que reducen la luminosidad para ahorrar electricidad.

Para poder gestionar todos estos datos es necesario contar con un software de gestión. De esta forma, se pueden analizar las tendencias, conocer los patrones y tomar decisiones.

La tecnología al servicio de las ciudades

Los nuevos softwares de gestión permiten incorporar de forma automática toda la información. Los usuarios no se tienen que preocupar porque cuando el dispositivo tiene acceso a un dato lo pasa automáticamente al sistema. A este proceso se le conoce como Automatic Data.

Además, la información esta totalmente disponible en un sistema en la nube, que funciona de forma online. Es decir, el flujo de información se vuelca directamente a la nube. También se caracterizan por trabajar de forma offline, por si hay problemas de conectividad.

No podemos negar que el mundo está cambiando constantemente, por eso es necesario que este tipo de herramientas se adapten. El avance en las nuevas tecnologías y la globalización van a un ritmo vertiginoso. En cualquier Smart City es necesario analizar los flujos de información para mejorar los procesos.

En este sentido, también es importante contar con una herramienta basada en motor Big Data para poder acceder a toda la información. La evolución de la tecnología ha ido relacionada con la optimización de la información que se guardan en los dispositivos digitales. Para no perder información es necesario almacenar todo el histórico.

Smart City Upicus
Las Smart Cities recopilan datos en tiempo real

Soluciones inteligentes en las Smart Cities

La Smart City esta compuesta por soluciones inteligentes que pueden ser aplicadas por los gestores de la ciudad, creando una ciudad inteligente que puede adaptarse a las situaciones cambiantes que se producen cada día en ella. También informar, por ejemplo, a los ciudadanos de opciones alternativas de transporte ante un atasco, mejorar la calidad del aire que respiran, etc.

Esa inteligencia de respuesta a dichas situaciones. Se trata de una clase de inteligencia artificial mixta en la que, los gestores de la Smart City, pueden configurar en tiempo real los protocolos de respuesta ante las distintas soluciones, incluso valorar hipótesis de diferentes formas de actuar.

Una de las tecnologías que más se demanda es una plataforma de gestión que permita de forma fácil y ágil realizar trámites vinculados a las necesidades básicas en un solo espacio. Como, por ejemplo, salud, movilidad, seguridad, energía, etc.

Las Smart Cities para mejorar necesitan soluciones tecnológicas y herramientas digitales, integradas entre ellas, que cubran este tipo de necesidades.